Decadente Europa

En el 2015 el Consejo de la Unión Europea tomo la decisión de incidir en la actuación exterior contra el terrorismo en concreto; toda la Zona Sur del Mediterráneo (Norte de África), Oriente Próximo, el Golfo y el Sahel.

«Parte del comunicado de prensa UE 16/06/2020»

La seguridad de la UE y sus ciudadanos está directamente vinculada a lo que ocurre fuera de Europa. La UE está estudiando actualmente distintas maneras de reforzar este vínculo entre las dimensiones interior y exterior de la seguridad en relación con la lucha contra el terrorismo. Por ejemplo:
– Cooperando con terceros países para promover los intereses conexos de la UE en materia de seguridad.
– Mejorando la coordinación de los esfuerzos de la UE y de los estados miembros en el ámbito de los asuntos exteriores y la defensa.

Y en este contexto de geoestrategia me asalta una pregunta; ¿Alguien sabe el impacto del cultivo del cánnabis en el PIB del estado alauita?

Datos Oficiales de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes habla del 10% del PIB, extraoficialmente se sospecha que puede llegar a superar el 15%.

Todas las agencias europeas conocen a que se dedica el Valle del Rif y la zona de Jbala, a tan solo 14 km de las costas españolas, tenemos la mayor zona productiva de cannabis a nivel mundial mientras la Vieja Europa mira hacia otro lado. Gracias al uso de satélites se sabe que el Valle del Rif destina el 66% de su superficie agrícola al cultivo del cannabis.

Ketama era un humilde complejo de veraneo, pero las mafias lo convirtieron en la capital del tráfico hasta el punto de que el gobierno español desaconsejó viajar a Issaguen, así como un área situada a no menos de 50 km alrededor de la localidad y sobretodo no viajar por caminos y carreteras secundarias de la zona.
En el Valle de Rif, el cultivo del cannabis pronto estará dentro de la ley pero no la producción de hachís.
Las autoridades locales hacen la vista gorda a cambio de mantener la paz social y perpetuar su cargo y salario por parte del mismo estado que supuestamente la produce. Los gobernantes locales saben muy bien que detrás de la miserable vida de los campesinos y sus familias, se encuentra «supuestamente» parte del poderoso establisment militar del estado marroquí que se llena los bolsillos y gestionan el lucrativo negocio con puño de hierro y total impunidad.

Según un informe de la «Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito» (ONUDD) en el 2019 ya retrataba a Marruecos como principal productor mundial de cannabis y estimaba que el 70 % del consumo europeo de esta sustancia, tenía trazabilidad en el Reino Alauita.

Según distintas Agencias de Seguridad internacionales evidencian la conexión de la droga marroquí por los grupos y células terroristas en Mali, Al Qaeda en el Magreb islámico, sirva como ejemplo la información de Reuters en Marzo del 2019 donde ponía de manifiesto la detección de Mohamed Sidi Ahmed, asesor del

Presidente del Parlamento de Níger.
Llama la atención donde ponen el foco mediático los grandes medios de comunicación europeos y españoles en particular cuando hablan del tráfico de las narco lanchas y las redes de tráfico en el Campo de Gibraltar pero omiten o pasan de puntillas por encima del origen del problema y de la existencia de un narco País vecino de Europa y socio preferencial.

¿Está en cierto modo el estado marroquí subvencionando de forma calculada el terrorismo yihadista para convertirse a su vez en gendarme de Europa en el Magreb?

¿Está cambiando la UE, hortalizas por seguridad a costa de la agricultura europea y española en particular?
Es más que probable.

Leer artículo del Español 05/03/2021. «Espías alemanes dejan al descubierto los Planes de Marruecos en Centroeuropa.»
El proceso judicial del atentado del 11-M activo una cooperación sin parangón entre España y Marruecos.

¿Por qué? En el atentado intervinieron 23 personas de nacionalidad marroquí; 5 se inmolaron en Leganés. 2 fueron condenados en España. 4 fueron condenados en Marruecos. Y 2 terroristas que se sepa al menos, lograron huir.

Por no hablar de cómo se controla el flujo de pateras a discreción según la necesidad del momento.
Otro ejemplo es el llamado «sofaGate» más allá de poner en evidencia la falta de empatía, educación y caballerosidad del inefable Charles Michel (Presidente del Consejo europeo) con su compañera Ursula Von der Leyen cuando aún no se han apagado los ecos del ridículo de Josep Borrell en Moscú lo que pone de manifiesto es como el sátrapa de Endogan chantajea a la UE y pasa factura (6.000 millones de €uros comprometidos la mayoría pagados ya por Bruselas) por hacer de carcelero en los campos de refugiados en suelo turco.
En este status quo

¿Puede Turquía permitirse seguir teniendo el 63,95% del total de las alertas sanitarias por residuos de pesticidas en hortalizas y frutas en suelo europeo?
Rotundamente «si».

En esta situación «indecidible» la pregunta en términos localistas y sectoriales es;

¿Para qué sirven la PAC y las innumerables certificaciones de la agricultura española?
– Certificaciones de Buenas Prácticas Agrícolas: Global Gap, Nurture…
– Certificaciones de correcto envasado y seguridad alimentaria: B.R.C., I.F.S….
– Certificaciones de R.S.C., Ética Laboral: SMETA, Sedex, SA 8000…

Por no hablar de las normas de obligado cumplimiento que recoge la legislación nacional, regional, europea…

No es nada despreciable la presión a la que el campo español en general y en particular el campo almeriense está sometido por parte de las distintas administraciones; inspección de trabajo, seguridad social, riesgos laborales, sanidad vegetal, sostenibilidad…, puedo afirmar por mi experiencia empresarial que la agricultura almeriense es una agricultura fiscalizada ; es la que más sometida está a la vigilancia (inspecciones) del cumplimiento de las normas de orden laboral, social y agroalimentario por parte de las distintas administraciones públicas por encima de otras regiones vecinas y sin duda alguna con el resto de provincias de la Autonomía andaluza, algo que entra en absoluta contradicción cuando los políticos de turno cacarean a los 4 vientos lo moderna y eficaz que es la agricultura almeriense, pero eso… da para otro artículo.

Deja un comentario