Almeria, mas que frutas y hortalizas ecológicas

Almería, ¡Más que Frutas y Hortalizas Ecológicas!

Un inmenso y apasionante Museo Natural

Por la especial climatología y enclave en el Mediterráneo, en Almería siempre ha habido asentamientos humanos desde la noche de los tiempos. Se han datado restos de la cultura arqueológica de Los Millares (Edad del Cobre, 3.200 a.C.) y la del El Algar, sucesora de la anterior.

Más tarde pasarían los fenicios, los cuales fundaron Abdera (Adra) y Baria (Villaricos), siendo grandes centros comerciales en el Mediterráneo, de los cuales los griegos también participaron.

Luego llegarían los cartagineses (hay restos especialmente en Vera y Dalías).

Después de la II Guerra Púnica llego el Imperio Romano (nos llamaron Portus Magnus) convirtiendo la provincia en una zona de explotación minera, mármol, producción de garum, y hay salinas y factorías de salazón de las época que así lo atestiguan.

Luego pasarían vándalos, visigodos,… pero fue con los musulmanes cuando Almería llego a su máximo esplendor, siendo después de Córdoba la más importante ciudad del mundo civilizado, con más de 10.000 telares, más de 300 naves fondeando en su puerto. En aquella época se decía que cuando «Almería era Almería, Granada era su alquería».

Desaparece el califato de Córdoba y Almería se convierte en Reino de Taifa (s. XI). Desde el Reino de Almería se exportaba seda, aceite, orfebrería a todos los confines del mundo conocido. Se han encontrado restos de la época de productos almerienses en la actual Nigeria o Irán.

La seda de Almería era más que demandada por su calidad y características.

 

Centros empresarial y cultural de Occidente

Almería era uno de los grandes centros empresariales y culturales de Occidente, hasta tal punto que el 17 de Octubre de 1.147 fue invadida y saqueada por una coalición (orquestada por el Papa Eugenio III) de Reyes cristianos junto con las Repúblicas de Pisa y Génova.

A partir de ahí la ciudad cae en el olvido, formando parte del Reino Nazarí, pero de aquella época de esplendor queda infinidad de construcciones entre ellos nuestra Alcazaba de Almería, uno de los Conjuntos Arqueológicos Andalusíes más importantes de la Península Ibérica. ¡Debéis visitarla!.

En 1489 los Reyes Católicos conquistan la ciudad.

En el siglo XVI la provincia era una zona decadente, la Corona de la época apoyaba a las zonas del Oeste peninsular en su ruta comercial con las Américas, terremotos, ataques berberiscos y turcos hicieron de esta zona, un lugar despoblado y de difícil subsistencia.

Después de aplastar las sucesivas rebeliones moriscas de las Alpujarras y su posterior expulsión por parte del mismísimo Juan de Austria, Almería estuvo hasta el siglo XIX abandonada y aislada en la que su especial relieve la convierte en una de las provincias más montañosas de España.

En 1810 los franceses de Napoleón entran en la ciudad.

Posteriormente con el nefasto Fernando VII y el intento de restaurar la Constitución de 1.812 «La Pepa», que acabaría con los fusilamientos en la Rambla de Belén (Los Coloraos).

En el siglo XIX Almería comienza el cultivo de la famosa uva de Ohanes (uva de mesa) y ahí volvió a resurgir el «gen exportador y ancestral» de la provincia. Sus uvas llegaban a destinos tales como Alemania, Inglaterra, EE.UU., Brasil, etc.

En la década de los ’70 comenzó su declive a favor de las variedades italianas, pero la ciudad de Almería se volvería a reinventar «una vez más» y a finales de los ’60  y principios de los ’70 del siglo XX, comienzan los primeros invernaderos (tipo parral). Empieza un desarrollo sin precedentes hasta convertirnos en la «despensa de Europa«, con ningún apoyo gubernamental y más osadía que planificación, ese es el «Modelo Almería».

 

Almería en la actualidad

Hoy la ciudad ha vuelto a ser un crisol de culturas, convivimos más de 105 nacionalidades diferentes y el mestizaje, es parte de nuestra vida diaria, algo que nos enriquece y reivindica nuestros orígenes.

También hemos progresado en cuanto a los procesos de producción, hoy en día la agricultura almeriense es un modelo de producción moderno, limpio y sostenible con el medio ambiente, con sabor y calidad.

Las fincas de hoy en día nada tienen que ver con las de nuestros padres, muchas de ellas son auténticos centros de conservación y recuperación medio ambiental, p.e. en las fincas de LQA tenemos un olivo datado de hace aproximadamente 1.000 años. ¿Se imaginan?, se plantó en pleno Reino de Taifa. Encontrarse con nuestro pasado a través de la naturaleza, ¿hay algo más emocionante?

Desde LQA Thinking Organic os invitamos a que nos visitéis y a que consuman frutas y hortalizas saludables, y si son ecológicas, mucho mejor.

Somos producto de nuestros antepasados, historia de mestizaje cultural y de nuestra civilización.

¡Eso es Almería y sus verduras!

 

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Más

Artículos relacionados

Vendedor Versus Negociador

By Jose Manuel Escobar Gerente LQA Thinking Organic. Hay infinidad de publicaciones que hablan del buen vendedor (comercial), se dice que estamos todo el tiempo vendiendo,